sábado, diciembre 16

Columna de Harold Mayne-Nicholls: ¿Cómo decirle que el avión no me espera?

En plena plaza de Concepción, me detiene un hincha anónimo y me dice “con usted no estaríamos sufriendo. Habría renovación en el equipo”. Él quiere seguir hablando y yo quiero subirme al auto para irme al aeropuerto, pues en 40 minutos el avión me trae de regreso a Santiago. Mi objetivo es alcanzar a ver a la Roja frente a Ecuador.

Vine a Concepción por dos motivos: reunión con el Alcalde de Talcahuano, Henry Campos, buscando puntos de encuentro para hacer proyectos en conjunto entre el municipio y la Fundación Ganamos Todos (y encontramos muchos lugares comunes, lo que espero se traduzca en trabajar juntos) y una invitación del Club Arturo Fernández Vial a una charla en el marco de la campaña Toperoles para Todos.

Avión

Gentileza/Fundación Ganamos Todos

Los 70 asistentes a la charla nos juntaron una veintena de zapatos, para llevarle a las niñas y niños de Quemchi el 7 de diciembre. Esta es una campaña solidaria de la Fundación, en donde vamos a colegios, universidades, clubes deportivos, juntas de vecinos y donde nos inviten a dar charlas motivacionales.

Por concepto de entrada “cobramos” zapatos de fútbol. Nuevos o usados, los que se puedan. No hay mínimos ni máximos. En la charla difundimos los valores y principios que inspiran nuestra Fundación y les vamos mostrando a los asistentes diversos paisajes de nuestro país, en una presentación que se llama “Un viaje por nuestro querido Chile”.

Avión

Gentileza/Fundación Ganamos Todos

7% de la población adulta no ha asistido nunca a un establecimiento educacional

Ya lo hemos hecho en muchas ciudades del país y nos vamos acercando a la meta, pues superamos los 200 pares de zapatos recolectados, en una campaña que busca sumar 450. Por ello, aún hay espacio para programar nuevas presenaciones. Basta que nos contacten y ahí estaremos.

Marketing Digital - Desarrollo Web

El objetivo es simple: llegar a Quemchi con un par de zapatos para cada niña y niño de la comuna que curse entre quinto y octavo básico. Así esperamos sumar motivación para que sigan estudiando (en Quemchi, cerca del 7% de la población adulta no ha asistido nunca a un establecimiento educacional y el 58% no ha terminado la educación básica), pues el fútbol es el deporte que todos practican en ese rincón de Chiloé.

El jugar los lleva a realizar una serie de acciones en comunidad, a pesar de que la geografía no siempre acompaña. Una de esas acciones, es juntarse a ver a la Selección de Chile.

Como seguro, en un rato más, lo hará todo el país. Nos une la Roja más que nada. La disfrutamos y la sufrimos, pero por sobre todo, cada vez que la vemos salir a la cancha nos sentimos orgullosos de ser chilenos.

Trato de explicárselo a ese hincha anónimo en plena calle Caupolicán, pero prefiero omitirlo. La conversación se puede alargar y ahí perder el avión pasa a ser una posibilidad real. Ya nos volveremos a encontrar. Por mientras prefiero llegar corriendo a tomar el vuelo que ojalá nos traiga 3 puntos ara seguir soñando con Rusia 2018.

 

Comentarios en Facebook

About Author