viernes, noviembre 17

Columna de Harold Mayne-Nicholls: Vida sana el ingrediente pendiente en Chile

No me canso nunca de reconocerlo: me encanta recorrer Chile e ir descubriendo sus rincones. Cada semana, son varias las comunas que visito. Ya suman más de 215 desde que en el año 2011 creamos la Fundación Ganamos Todos. Voy recorriéndolas buscando poder convencer del gran beneficio que significa, para nuestras comunidades, la práctica del deporte.
La quincena previa a las Fiestas Patrias estuve –por motivos de trabajo, pues obviamente transité por muchas más- en Fresia, Llanquihue, Colina, Curicó, Arica, Huara (específicamente Pisagua), Pozo AlMonte, Alto Hospicio, Iquique, Valparaíso, Providencia, Macul y Santiago.

De cada una de ellas recojo paisajes y rincones. Así me llena el alma mi querido país. Veo y observo detalles de sus vidas cotidianas. Así sumo y guardo en la memoria para mañana. Converso y me habla gente que quiere compartir experiencias. Así aprendo y me nutro de sus conocimientos.
También me asombro. No siempre de manera positiva.

 

Chile

Gentileza/Fundación Ganamos Todos

Como lo fue el pasado martes 12 en Colina. Pasado mediodía, manejaba rumbo al Centro Penitenciario Colina 1, donde, a las 14 horas, debíamos inaugurar un Curso de Liderazgo -basado es aspectos técnicos y arbitrales del fútbol- para funcionarios de Gendarmería de Chile. En plena avenida General San Martín, debí detenerme un buen rato. No tenía conocimiento del desfile de las fuerzas vivas de la comuna, con motivo de las Fiestas Patrias.

Entonces debí esperar largo rato, mientras frente a las autoridades pasaban niños y niñas; adultos y jóvenes de tercera edad.

Marketing Digital - Desarrollo Web

Falta cultura deportiva

Chile

Gentileza/Fundación Ganamos Todos

Abundaban los trajes y tenidas de huaso y huasa. De todo tipo. Todo muy colorido. Todo muy bien organizado para darle un realce especial a la fiesta.
Hasta que no pude evitar centrar mi mirada en una niña. Más de 15 años no tenía. Vestida de huasa, lista para un pie de cueca. Pero no era eso lo que llamaba la atención. Su estatura –que claramente sobrepasaba el 1.80 mts.- y su envergadura –su peso debe haber bordeado los 100 kilos- no pudo evitar el pensar en el futuro que le espera.
El presente no lo debe ayudar a pasarlo bien. Nada permite presagiar que mañana si tendrá una vida llena de alegría.

Por el contrario, debe sufrir y no debe ver un panorama claro y lleno de luces.
Como ella, cada día hay más niños, niñas y pre-adolescentes en el país. Los encuentro en cada lugar que visito. Cada día crecemos en cuanto a estatura, volumen y peso.

Hay muchísimos factores que inciden en esto. Yo llamo desde este espacio a reflexionar con mente fría pero con decisión: cambiemos nuestras dietas alimenticias; dejemos de lado el azúcar y lo dulce; sumemos actividad física a nuestras rutinas diarias; agreguemos una vida saludable a nuestro diario vivir.
Erradiquemos para siempre esa frase terrible: “si es gordito, está sanito”.
Empecemos hoy, mañana será tarde.

Comentarios en Facebook

About Author