viernes, noviembre 24

Felipe Bianchi: “En El Mercurio me pusieron trabas desde arriba para escribir”

Gentileza instagram @Bianchileiton

A su regreso a Chile tras un año en Estados Unidos, el polémico periodista se confiesa con ElFiltrador.cl y adelanta detalles de su nuevo programa en Radio Sonar, con Pablo Márquez. Aclara su supuesto cambio de opinión en torno a Pizzi y explica por qué dejó El Mercurio luego de 30 años: “No estaba dispuesto a tolerar tonteras”, dice, sin pelos en la lengua.

– ¿Por qué decidiste cambiarte de radio, siendo una de las voces más potentes de la emisora?

Porque partí con “el pase en mi poder” y estando en Nueva York recibí no solo una visita sino una oferta de trabajo muy atractiva de parte de la gente de Radio Sonar. Me fueron a buscar allá y eso siempre se agradece y se valora. La otra radio, en cambio, fue bastante lenta y poco clara. Supongo que se enredaron porque están en proceso de cambios. Da lo mismo, en todo caso. La vida, al menos la mía, se alimenta siempre de nuevos proyectos. Esa es la bencina. No soy de quedarme pegado, por más cómodo que esté o por más bien que te esté yendo.

-También te fuiste de El Mercurio después de 30 años…

No estaba dispuesto a tolerar tonteras. Menos de ciertos personajes que hoy tienen poder pero que, aparte de estar llenos de trabas y teorías decimonónicas, en su engolamiento feroz se han creído más importantes que los propios hermanos Edwards, a quienes sí respeto (aclaro que no hablo de mis queridos amigos en Deportes, que siempre me trataron muy bien). En pocas palabras, me pusieron trabas desde arriba para escribir y eso fue el final. No acepto sandeces de nadie. En cambio en La Tercera me trataron muy bien e hicimos buenas migas profesionales de inmediato. Me encanta ese proyecto y lo siento bastante moderno y libre. Siempre es grato, además, estar rodeado de buenas y valientes plumas.

Marketing Digital - Desarrollo Web

– ¿De qué se tratará el programa en tu nueva radio?

Actualidad, conversación, deportes, música, cine, humor, entrevistas. Periodismo en mi tono de siempre y con un amigo de años como conductor y partner: don Pablo Márquez. Tomaremos riesgos, como nos gusta. Entre otras cosas porque el verdadero riesgo, en el trabajo y en la vida, está en hacer lo mismo que hacen todos: si haces sólo lo mismo, nadie se fijará en ti y eso sí que es arriesgado profesional y humanamente. Hay demasiada gente haciendo latas en las radios de hoy y contrario a lo que sostienen algunos pelmazos que dan vueltas por ahí y que ya han hecho mucho daño, los medios de comunicación deben ser hechos por y para gente inteligente. La buena información requiere de cierto nivel de comprensión y de cultura. Ese es un “desde” que no se puede obviar. La buena noticia es que en este país hay bastante más gente inteligente de la que muchos suponen.

– Te quieren y te odian ¿Sientes qué de tu mismo rubro tienen una especie de celo contigo? ¿Será porque trabajas en televisión, radio y eres columnista?

No creo. Tendrían que ser muy miserables y acomplejados y siempre supongo, por el bien de todos, que la mayoría no es tan vulgar. En todo caso, el resentimiento nunca ha sido tema, ya que lo único que importa es la percepción de la gente y de los dueños de los medios… no la de los colegas. Y, para qué estamos con cosas, tampoco me considero tan envidiable. Se aprende temprano en este mundo que la principal singularidad del ser humano reside en su infinita capacidad de sentirse infeliz por el éxito de otros. Ningún otro animal ha desarrollado tanto dicha facultad. Hay que vivir con eso, aunque resulte patético.

Fuiste portada de un diario por tu supuesto cambio de opinión sobre el entrenador de la Roja, ¿Sientes qué fuiste injusto con Pizzi?

Para nada. Desde luego no he cambiado de opinión. Cuando en el cuerpo técnico equivocaron el camino lo hice ver con fuerza, como acostumbro. Tras un comienzo lamentable, revirtieron el error, se corrigieron y volvieron a jugar con el sistema que no debieran abandonar nunca. Y eso, obviamente, lo valoré. Yo no suelo darme vueltas de carnero, al menos en el fútbol. Tampoco soy simplemente un hincha o parte de alguna barra. Soy periodista. Analizo. Resulta absurdo confundir los planos. Nosotros no trabajamos para ayudar a nadie. Ni a un club, ni a una camiseta ni a un país.


Ante tu partida a Nueva York, CHV no contrató a ningún reemplazante, en deportes todo siguió igual, ¿lo tomas como un voto de confianza?

Obvio. Y lo agradezco mucho. Tenemos un gran equipo en deportes de CHV. Valiente, libre, preparado y al que no le vienen con tonteras. Un gusto.

-¿Cómo viviste desde Nueva York los cambios que se han realizado al interior de Chilevisión? ¿Cómo evalúas la actual propuesta programática? ¿Por qué crees que no ha enganchado con la audiencia?

Sería irresponsable opinar. Como dices, no he estado aquí el último año. Y cualquier opinión, si me la piden, la daré adentro del canal, donde corresponde.

-¿Te pareció injusto el término de Tolerancia Cero, donde tú eras uno de sus panelistas?

Injusto no es el concepto. Sí pienso que fue una pena, entre otras cosas porque no ha podido ser reemplazado con éxito por ningún otro espacio de igual relevancia en la televisión abierta. Hasta los que le encontraban fome y se desvivían criticándolo ahora lo echan de menos. Típico nuestro.

-¿Algún episodio qué recuerdes de tu paso por Tolerancia Cero?

Muchos, pero especialmente dos. Uno en el que dijimos claramente quién era Jadue, cuando muy pocos se atrevían a acusarlo y encararlo públicamente. Y el último capítulo en el que participé antes de viajar, cuando fue al estudio Carmen Gloria Quintana. Se juntaron muchas emociones esa noche.

CHV acaba de anunciar el cierre del sello musical. ¿Sientes que la nueva administración está borrando el legado de Jaime De Aguirre?

No creo sea ese sea el objetivo. Sería absurdo.

-En tu ausencia, De Aguirre fue fichado por Canal 13. ¿Crees que Time Warner se “farreó” al mejor ejecutivo de TV en Chile, como se le ha calificado varias veces?

No tengo dudas que Jaime es un excelente profesional y que lo hará muy bien esté donde esté.

Con tantos cambios en el canal, ¿sé te pasó por la cabeza anticipar tu regreso a Chile?

No. Fui a estudiar y a gozar a mi familia. Nunca estuvo en mis planes volver antes. Pasara lo que pasara.

-Fuiste uno de los periodistas qué más crítico a Sergio Jadue, cuando este era querido por el público, qué sensación te deja su caída…

Varias. Resumidas, como dijo Fuguet, en esa famosa frase de Peter Finch en Poder que Mata, la película de Sidney Lumet: “estamos enojados y no lo vamos a tolerar”. Yo al menos sigo estando muy enojado. Lo primero es que muchos fueron muy tontos o muy frescos, porque se les avisó desde el primer día, permanentemente, con quien se estaban metiendo. Y persistieron. Supongo que esperaban agarrar algo. Dos, el periodismo deportivo chileno, salvo honrosas excepciones, fue demasiado condescendiente, penca y vendido, por lo que quedó en grave deuda. Baste con recordar que incluso premiaron al delincuente. Tres, los que hoy dicen que todo lo que pasó fue una sorpresa son una tropa de mentirosos que merecen el desprecio generalizado. Todos sabían. Cuatro y final, me da vergüenza y pena que hasta ahora nadie haya sido capaz de pedir perdón. Los arrogantes “inventores” de Jadue (Kiblinsky, Segovia, Eguiguren, Gazitúa, Estévez, Ruiz Tagle, Mackenna, Yurasceck, Valdés y varios reputados nombres del poder político, como se dijo en sus momento), son responsables absolutos de la crisis y al menos debieran ofrecer disculpas. Antes de irse del fútbol chileno para siempre, por la puerta chica y con la cabeza gacha.

Si tuvieras que elegir a un DT que haya pasado por la selección, entre Fernando Riera, Nelson Acosta, Marcelo Bielsa y Jorge Sampaoli ¿Con cuál de ellos te quedas?

Riera logró algo enorme, fantástico. Ordenó y profesionalizó la casa y consiguió meterse en el podio por única vez en los mundiales. Bielsa cambió la ética, la mentalidad y el discurso, entregó por fin un estilo y empujó el verdadero salto al primer mundo. Y Sampaoli, más allá de sus problemas con la plata dulce de Jadue, fue muy trabajador y exitoso. Son los tres más importantes, sin duda. Les debemos mucho. Pero como estamos en Chile, si recuerdas bien verás que todos fueron muy resistidos mientras estaban acá por la mediocridad y ese tono “maestro chasquilla” que tienen nuestro medio. Con razones feroces muchas veces. Baste decir que hasta el día de hoy hay algunos a los que les molesta que Bielsa (y agrego a Pellegrini) sea “cuico”. Cómo tan acomplejados! ¿Acosta? Un buen motivador. Exitoso también, pero en otro nivel profesional. No está en el mismo lote.


– Alexis triunfa en Arsenal, Claudio Bravo lo hace en Barcelona, Arturo Vidal en Alemania ¿Quién es hoy el mejor futbolista chileno?

Los tres son buenísimos. Talentosos, esforzados y exitosos…que es clave si uno se dedica al deporte. ¿Has visto algo más ridículo que ser periodista deportivo y valorar las historias menores y los fracasos, como hacen algunos acá en Chile? Mientras más barro, población y derrota, mejor. Qué enfermedad más rara! Literatosis podría llamarse. No pues. Yo me saco el sombrero ante Sánchez y Bravo, pero sobre todo porque han sabido y podido ganar mucho y a muchos, en todo sentido. Con Vidal lo mismo, aunque a él le ha costado el doble por la maldita indisciplina.

-Prometiste dejar Twitter, dejar las columnas y solo dedicarte a los estudios mientras estuvieras afuera, ¿qué pasó?

No aguanté. Pasaron demasiadas cosas. Y todas en Estados Unidos, para más remate. Lo de Jadue, la Copa América. Era imposible quedarse callado. Y aparte eran temas me correspondían en propiedad por lo realizado los años previos. No los iba a regalar. Hay una frase, creo que de Churchill, que lo resume todo: si encuentras un trabajo que realmente te guste, no volverás a trabajar nunca más en tu vida.

Gentileza Instagram @Bianchileiton

-Fuiste a Estados Unidos a estudiar. ¿cómo fue la experiencia de volver a la universidad?

Increíble. El solo hecho de convivir otra vez con jóvenes estudiantes universitarios, pero esta vez de todas partes del mundo, fue un mazazo, me abrió la cabeza. Inversión pura más que gasto. Tenía compañeras y compañeros japoneses, árabes, chinos, polacos, coreanos, rusos, ucranianos, franceses. Un lujo. Más aún si salías de clase y estabas…en Nueva York. Dos aforismos me ayudarían a resumir la experiencia: “cuando te haces viejo, lo único que te queda son los recuerdos. Asegúrate que sean buenos”. Ticket. Cumplido. Y el otro: “si necesitas alguien que te eche una mano, recuerda que puedes encontrar una al final de tu brazo”. Algo así como: deja de joder al prójimo y a pedirle cosas al resto. Arréglatelas solito para cumplir tus sueños.

Gentileza instagram @Bianchileiton

 

¿Lograste acostumbrarte a la vida de Estados Unidos?

Sin problema. Me gusta mucho el tipo de vida que se da en Nueva York. La sofisticación de la oferta cultural, el respeto por los espacios públicos, la mezcla total de religiones, razas, gustos, costumbres, sexualidades, la exquisita comida, las estupendas revistas y galerías de arte, el cuidado de los edificios antiguos, la gente haciendo deportes todo el día. Y a la vez una cierta sencillez que se mantiene si lo que quieres, y te gusta, es una vida más de barrio. Ah, y también esa exigencia permanente. Eso me encanta. Al que se demora o se duerme lo empujan, literalmente, y eso, como ritmo de vida, me acomoda.

¿Cómo te ves en 10 años más?

Ojalá donde mismo, dando la pelea como periodista

Felipe Bianchi volverá a la televisión y a la radio desde el 1 de agosto.

Comentarios en Facebook

About Author