«Tsunami» de descontento social llegó con fuerza a la TV chilena

por Rosario Girardi
TV Chilena
Compartir via:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

La TV chilena también ha sido azotado por el estallido social que cunde en nuestro país. Por decisiones editoriales o simples renuncias, comunicadores de amplia trayectoria han dado un paso al costado otorgando una señal clara sobre la realidad de una industria que no puede estar ajena al malestar ciudadano.

Durante años, “Mucho Gusto” dio por sentado que sus panelistas eran inamovibles. Amparados por un éxito sostenido de sintonía, el matinal de Mega hizo caso omiso a las críticas y al clamor ciudadano, expresado principalmente en Redes Sociales, para sacar de pantalla a Patricia Maldonado. Sin embargo, su productor ejecutivo, Pablo Alvarado (Pablete), no escuchó a nadie y mantuvo a la excantante como figura preponderante de su panel. Hasta ahora. El movimiento nacional que descontento, hizo entender al hombre fuerte de las mañanas que su figura acrecienta el odio y su presencia genera rencor y división. Por lo mismo, optó por lo más sano: congelarla hasta nuevo aviso.

Más lapidario fue con otro icónico panelista: Karol Lucero. La campaña en su contra fue de tales proporciones que terminó en un finiquito, escrito entre gallos y medianoche. Las acusaciones contra el eterno integrante de la “patrulla juvenil” no se fundaban más que en una funa ciudadana. No obstante, «Pablete» pidió su baja de manera inmediata.

En Televisión Nacional las aguas están más que agitadas. Y no es por el déficit económico que los afecta. En el bloque matinal tuvieron en una semana dos hechos trascedentes: la renuncia de Ignacio Gutiérrez y la automarginación de Marcela Vacarezza. Ella explicó que no tiene cabida en medio de la contigencia donde la gente quiere escuchar “a otros”. El caso de Gutiérrez tiene otros ribetes, ya que fuentes cercanas al “canal de todos” señalan que su salida tiene que ver con fuertes diferencias con la línea editorial y no una repentina fiebre por sus asuntos personales.

Buenos días a todos

Captura: TVN

Como si lo anterior fuera poco, el caso del abogado Daniel Stingo es digno de análisis. Tras un fuerte cruce con la diputada Marcela Sabat, comenzó a moverse el piso del panelista mejor evaluado de la señal. La respuesta oficial del canal es que es parte del programa, pero a la vez aclaran que hay una fuerte reestructuración al interior del “Buenos Días a Todos”. Una situación confusa que pone a Stingo como una víctima de  la contigencia y de los oscuros manejos del poder.

El tsunami que llegó a TVN cobró más víctimas con solo horas de diferencia: Pablo Manríquez, productor ejecutivo, y la editora periodística Carolina Román recibieron sendos sobres azules como un coletazo más del remezón político y social que tiene a Chile como epicentro mundial de las movilizaciones ciudadanas.

Mauricio Jürguensen

Captura: Canal 13

En Canal 13, Mauricio Jurgensen también dijo chao en medio de la tempestad. El periodista fue despedido en cámara y al borde de las lágrimas. Si bien mencionó a Raquel Argandoña y Polo Ramírez como sus personas más cercanas del equipo, es imposible dejar de mencionar que hace una semana Jurgensen tuvo un fuerte encontrón al aire con Ramírez. Consecuencia o no, dijo entre sollozos que “todo lo que ha pasado en el país me ha hecho reflexionar, cuestionarme y finalmente decidir dónde y cómo puedo ser un mejor aporte”, dijo el también locutor de Cooperativa en los momentos del adiós.

¿Y en ChileVisión? También hay coletazos. Paulina Rojas y Juan Pablo Queraltó gozan de unas forzadas vacaciones en una muestra más que en nuestra TV no hay intocables. Muy por el contrario, las vacas sagradas quedaron en el olvido y hoy en medio de balines y lacrimógenas todo puede pasar.

Compartir via:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
0 comentario
0

También te puede interesar