De las drogas a la cocina: La vida de Giovanni antes de entrar a Masterchef

Giovanni Cárdenas
Compartir via:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Giovanni Cárdenas es uno de los personajes más queridos del programa de cocina de Canal 13, Masterchef Chile. El maestro pizzero se encuentra hoy ad portas de disputar la final del espacio gastronómico contra la modelo Bárbara Lackington y la profesora Camila Ruiz.

No obstante, las luces que hoy envuelven al aspirante a chef no siempre brillaron con la misma intensidad, teniendo Cárdenas una historia de superación por un pasado íntimamente ligado a las drogas, el abandono y la estigmatización.

Así, el entrañable cocinero relató su historia a Radio Bío Bío. "Yo vengo de una historia súper difícil. Nací en la comuna de La Pintana, en la población Santo Tomás, una de las más complicadas en Santiago. Vengo de carencias muy complicadas, como tener los papás separados, es por eso que me fui de la casa a los 12 años. Me puse rebelde”, contó a la estación penquista.

Posteriormente añadió. "La vida de la calle es así, pasan estas cosas. En las poblaciones no hay muchas oportunidades para los jóvenes, no hay muchos recursos, tampoco hay personas que te digan: ‘oye las cosas son así’. Es un mundo muy difícil (…) Yo nunca tuve un papá presente, y por eso nadie me enseñó cuando niño que en la vida hay que esforzarse, hay que trabajar, hay que levantarse temprano. Nadie me enseñó, entonces para mí fue complicado, porque más encima me metí en el mundo de las drogas”, sostuvo el concursante.

Asimismo, Giovanni relató que le tocó afrontar el nacimiento de su hijo a una edad muy prematura, lo cual significó un duro golpe para el cocinero. "Yo conocí a mi esposa cuando tenía 15 años y luego quedó embarazada. Ahora tengo 29 años y tengo un hijo de 12. Pero como nadie me había enseñado nada, me porté súper mal con ella. Era bueno para el carrete, pero no de una forma sana”, relató.

Añadió también, que en el punto más terrible de su vida, la instancia donde “tocó fondo”, el cocinero se vio bailando un vals de medianoche con la muerte. "Una vez me pillaron ahorcado en mi casa, antes había consumido drogas. Esa vez me llevaron a un centro asistencial. Fue el resultado de bastante sufrimiento, sobre todo cuando era chico”, comentó.

Giovanni también relató que su recuperación comenzó cuando se integró a las filas de una congregación cristiana, donde vio una especie de reeducación respecto a todas las carencias. "Tenía una prima que era parte de una congregación cristiana en la comuna de San Bernardo. Yo no creía en nada de eso en ese tiempo. No recuerdo cómo lo hizo para convencerme pero fui, incluso traté de convencer a mi señora que me acompañara, pero no me creyó. En realidad nadie me creía (…) Era una vida natural donde te enseñaban qué éramos en el fondo. Cuando llegué al lugar me di cuenta que estaba siendo transformado, porque me inculcaron el amor por la familia. Me di cuenta que hablaban mucho de la familia, era gente que liberaba. Había una especie de padre espiritual que te enseñaba cosas, como ser papá y me corrigió”.

“No me avergüenzo de haber salido de donde soy y ser ahora una persona que pudo derrotar eso. Puede ser un ejemplo para muchos que están atrapados en estas cosas, es bueno saber que se puede salir”, sostuvo al cierre del relato.

La final del espacio gastronómico será hoy a las 22:30 horas por las pantallas de Canal 13. En la oportunidad se sabrá si es Cárdenas quien se coronará como el mejor cocinero amateur de Chile.

Compartir via:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
0 comentario
0

También te puede interesar