Pía Pérez, periodista: «Tenemos una deuda tremenda con contenidos infantiles»

por Ignacio Kokaly @ignacio_kokaly
Pía Pérez
Compartir via:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Para el 27 de abril está fijado el debut oficial de TV Educa Chile, primer medio televisivo orientado a transmitir contenido infantil y educativo y que nace a consecuencia de la suspensión de clases presenciales por el avance del coronavirus (Covid-19) en el país. Y es que, desde que estalló la crisis sanitaria, todas las expectativas que se tenían planeadas para este año se desvanecieron, obligando a modificar y repensar cada arista de la vida diaria, donde lo único seguro es que la recomendación principal por parte de los expertos de permanecer recluido en casa.

En este contexto, el Consejo Nacional de Televisión (CNTV), en coordinación con las principales casas televisivas, idearon este pionero proyecto que tendrá en su grilla programática una combinación de programas educativos y contenido infantil como 31 Minutos, Cantando Aprendo a Hablar y Mapa Ya.

Este último responde a la lógica de un programa de concursos como cualquier otro, incluyendo desafiantes pruebas para los participantes, un histriónico presentador y el merecido premio al final del programa. No obstante, el gran baluarte que figura en su realización no es el show mismo, sino el hecho de estar pensado para ser ejecutado por niños y que estos aprendan sobre materias como historia, geografía y educación cívica en forma didáctica, entretenida y de fácil transmisibilidad para los espectadores.

De ello puede dar fe Pía Pérez, periodista a cargo de la creación de contenidos culturales en 13C y REC, canales asociados a Canal 13 y que en algún momento fue la principal conductora de Mapa Ya.

View this post on Instagram

Se vieneee se vieneee!!!!!

A post shared by Piita 😘 (@piitamarcela) on

Para rastrear de forma más precisa los inicios del programa es necesario hacer una retrospectiva a la vida universitaria de Pérez. Según cuenta, aún estudiaba en la Universidad de Santiago cuando optó por postular, en el 2015, a Mapa Ya, que desde el 2016 comenzó a transmitirse a través de los canales asociados a Novasur.

Sin embargo, menciona que, a pesar de ser la primera plataforma en la que pudo ejercer el rol de conductora principal, no era del todo ajena a este tipo de contenidos, teniendo una breve participación en Cubox (Canal 13) cuando tenía 12 años, tras ganar un concurso que la instaló como coanimadora infantil.

Con todo, y a pesar de no calzar completamente con el perfil, logró posicionarse, con 20 años en ese entonces, ante las cámaras y ojos de productores principalmente por su espontaneidad, crucial para lo que sería más adelante su trabajo con niños.

En entrevista con El Filtrador, Pía Pérez recuerda su paso por Mapa Ya y disecciona las claves para configurar la televisión como un espacio para aportar material educativo, haciendo énfasis, particularmente, en cómo la pandemia se ha convertido en un escenario idóneo para saldar la deuda de los gigantes televisivos con los contenidos infantiles, desde hace mucho relegados de la pantalla chica a un plano secundario.

¿Cómo era la dinámica del programa Mapa Ya y qué lo hacía tan especial?

La dinámica del programa era muy atractiva y entretenida. Había dos equipos que eran conformados por niños de dos cursos (distintos colegios pero mismo nivel). Cada programa tenía un tópico en especial, por ejemplo, geografía, derechos y deberes, pueblos originarios, entre otros. En la medida que los integrantes de cada equipo iban contestando correctamente las preguntas, avanzaban en la creación de un mapa de Chile (N de la R: cuenta respecto a su rol, el cual consistía en la interacción directa con los más pequeños y, al final de cada cuestionamiento, corroborar las respuestas con un peculiar muñeco animatrónico llamado Selkie 3K). Era realmente especial el programa porque los niños trabajaban de manera súper colaborativa entre ellos. Además, yo quedé sorprendida con el conocimiento que tenían los más pequeños sobre nuestra historia. Cuando se equivocaban después se acercaban a preguntar cuáles eran las respuestas correctas. Ellos tenían el verdadero deseo de aprender y jugar, es la mejor manera para que los niños retengan e interioricen este tipo de contenidos.

-¿Qué siente al saber que el proyecto que alguna vez protagonizó se siga configurando como un aporte educativo, sobre todo en medio de esta pandemia?

De verdad que me hace muy feliz. Jamás pensé que este proyecto se iba a transmitir por tanto tiempo. Hasta hace poco me llegaban fotitos de que me veían hasta en los hospitales. Incluso, una vez mi abuelita fue a buscar unos lentes al Hospital de La Florida con mi mamá y había muchos abuelitos que estaban esperando lo mismo. De repente mi abuelita me vio en el televisor, se paró de la silla de ruedas y empezó a gritar ¡Esa es mi nieta! Mi mamá quería que la tragara la tierra, jajaja.

Sin embargo, Pérez también destaca que, a pesar de la puesta en marcha de TV Educa Chile, el desarrollo de contenidos infantiles para televisión enfrenta problemas desde mucho antes, enfatizando en que este canal debe ser el primer paso para lograr reincorporarlos a las pantallas.

«Tenemos una deuda tremenda con los contenidos infantiles en Chile y creo que este es un excelente contexto para acompañar a los más pequeños del hogar con contenido educativo, cultural y entretenido. Es necesario que hoy más que nunca nos hagamos cargo del déficit en programación para niños, educando de manera lúdica y amigable”, asegura Pérez.

¿Piensa que es posible replicar de nuevo este tipo de contenido en un futuro?

De todas maneras. Sería genial hacer una segunda temporada, pero obviamente ahora habría que incluir contenidos digitales. Hay que ir adecuándose a los intereses y gustos de los niños, aunque me encantaría el día de mañana poder hacer un programa mostrando historias de niñ@s y jóvenes en situación de discapacidad. Eso me mueve mucho también, tengo una hermana que mucho tiempo fue a la Teletón y me encantaría poder visibilizar todo lo que hay detrás de las vidas de personas que parecen tener limitaciones, pero nos enseñan que nada es imposible.

Si no estuviéramos en una crisis sanitaria, ¿piensa que de todas formas la televisión debería dedicar espacios como estos para cumplir un rol socializador, incluso si esto implica sacrificar un par de puntos de rating?

Sí. La televisión debería destinar más espacios donde haya programación que combata sus dos grandes déficit en productos educativos e infantiles. Hay excelentes productoras, periodistas y realizadores que están creando este tipo de contenidos que pueden ser un aporte para la pantalla, pero se los están llevando a otros países por falta de oportunidades. Aquí los necesitamos más que nunca.

La pandemia ha sido una gran oportunidad para abrir TV Educa Chile, un maravilloso y transversal proyecto que debería instalarse definitivamente en la pantalla chica. Si bien el rating es importante, la labor de los canales debe ir más allá de eso. Su rol social tiene que impactar más en la ciudadanía.

Respecto a la puesta en marcha del canal infantil, y considerando las medidas ante la crisis sanitaria, ¿cree que en el frente de las comunicaciones los canales han estado a la altura de las circunstancias?

Que todos los canales nacionales se hayan unido a esta iniciativa del CNTV ya es un gran avance. En los canales se está haciendo un esfuerzo por interpretar los nuevos intereses y necesidades de los televidentes. Ante esta crisis todo se ha vuelto un poco más complejo; desde entregar información hasta el mismo trabajo que hacemos los mismos colaboradores. Pero aun así veo el esfuerzo que hacen mis compañeros probando nuevos formatos que incentivan que seamos  más responsables como ciudadanía en esta crisis sanitaria, y conscientes del aporte que podemos ser como individuos si cumplimos con las recomendaciones de los expertos.

¿Cómo piensa que ha sido el manejo de la pandemia por parte de las autoridades?

Encuentro positivo que las decisiones se estén tomando a partir de las recomendaciones de un panel de expertos, donde prime la evidencia científica por sobre la política. Aunque las decisiones deberían tomar en cuenta de forma preferente la vida humana por sobre las consideraciones de índole económica. La vida de nuestros compatriotas es lo más importante. Sobre todo la de las personas de tercera edad, que son los más vulnerables.

Compartir via:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
0 comentario
0

También te puede interesar