Festival de Talca: El gran laboratorio de TVN

por
Compartir via:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Un ejemplo de improvisación. Como si el público de la explanada -más de 100 mil, según cifras oficiales- y los televidentes no importaran. El espectáculo que mostró TVN en el Festival de Talca fue una oda a la falta de rigor profesional, una transmisión distante a años luz de lo visto en otros años en el mismo escenario.

Cuesta creer que teniendo todos los elementos a mano el canal de todos caiga en este tipo de ??chambonadas?. Es como si un chef tuviera en su cocina los más exquisitos manjares y mostrara una bazofia en el plato.

Llama la atención, en el largo listado de ??curiosidades? que nos regaló Talca,  el por qué el uso de cámaras portátiles en vez de steadycam. La imagen que arroja la segunda es limpia y sin saltos. Pero en Talca retrocedieron unos años y no hubo.

La escenografía fue otro punto negro. El excesivo uso de pantallas en un marco que simulaba la concha acústica que lucía la Quinta Vergara otorgaba un ??mono? ochentero. Para algunos un déjà vu de la TV de antaño.

TV pública

¿Qué mérito tiene que tener un festival para ser transmitido por la TV pública? La pregunta es pertinente tras analizar los shows de Olmué y Talca, las apuestas veraniegas del canal público. Humor vulgar, fálico, grosero. Ejemplo: el argentino Radagast, uno de los grandes fiascos. No alcanzó los 30 minutos y tuvo que abandonar el escenario debido a las pifias. El laboratorio de ensayo y error continuó con El Flaite Chileno, un experimento de RRSS que no cuajó en la Fiesta de la Independencia.

Flaite Chileno en Talca | Instagram Karen Doggenweiler

¿Qué decir del evidente playback de CNCO? ¿Falta de respeto? ¿Un divismo de estrellas o miedo a cantar en vivo? Juzgue usted.

Shows maratónicos y transmisiones que lindan en lo amateur. ¿Por qué, entonces, el Directorio sigue permitiendo este tipo de programas ??especiales?? El dinero que aportan las municipalidades es un factor (TVN, sí que necesita de cualquier asomo de negocio) ¿pero el fin justifica los medios? Claramente no. Replantearse este tipo de situaciones debería ser una prioridad. Quizás tres festivales (Olmué, Talca y Viña) para una misma señal es mucho y comienzan a operar los equipos B y C. Por lo visto en Talca el D.

Entonces esta vez no hay que mirar a ejecutivos, sino ir al fondo, al seno del Directorio y, tal como diría Condorito, exigir una explicación.

Compartir via:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
0 comentario
0

También te puede interesar