Brígido: El millonario "fatality" judicial que Leo Rey se niega a pagar

Leo Rey

Según aseguraron fuentes entendidas del caso a El Filtrador, el popular cantante de cumbia Cecil Leiva Reyes, popularmente conocido como Leo Rey, estaría rehuyendo a cumplir una sentencia que ordena a su productora a pagar una suma de más de $10 millones de pesos.

La causa se remite a la demanda iniciada el 10 de mayo de 2019 por el trompetista Víctor Oyarzún en contra de la productora del otrora integrante de la banda musical La Noche, Leo Rey Producciones Spa y Wiki Producciones Spa, ambas empresas representadas para efectos de la acción legal por la cónyuge del cantante de cumbia, Lorca Eliana Cazares.

Oyarzún decidió demandar a la productora por despido injustificado, pidiendo a través de la acción legal la nulidad de la desvinculación, además de reclamar el cobro de prestaciones e indemnizaciones laborales.

Así las cosas, de la sentencia dictaminada por el 2° Juzgado del Trabajo de Santiago, fechada el 5 de enero de 2022, ordena a Leo Rey, en representación de ambas empresas consignadas previamente en calidad de co-empleadores, para que se efectúe el pago de $10.171.492 a Oyarzún en un plazo de 5 días, lo cual, conforme se reveló a este medio, aún no se cumple.

Es importante consignar que la sentencia del 2° Juzgado del Trabajo, que se encuentra firme y ejecutoriada al no cumplirse, fue traspasada al Juzgado de Cobranza Laboral de Santiago para su pago efectivo con intereses.

El Filtrador indagó en los documentos que fundaron la demanda inicial de Oyarzún; en el texto original se expone que el trompetista ingresó a Leo Rey Producciones Spa el 5 de agosto de 2016 por petición del popular cantante, y luego comenzó a prestar servicios para Wiki Producciones Spa, percibiendo una remuneración mensual de $666.667 pesos.

Ello configuró una relación laboral de casi tres años hasta que, a fines de febrero de 2019, Leiva (Leo Rey), según alega Oyarzún, optó por desvincularlo de la orquesta de forma arbitraria y unilateral. "Presté mis funciones de forma continua e ininterrumpida por casi tres años, enterándome por otros compañeros que el demandado me había despedido con fecha 28 de febrero de 2019, pues se rumoreaba entre los mismos que habrían cambios en la formación de la banda y además tomé conocimiento a través de fotos y videos que había sido reemplazado por otro trompetista, quedando sorprendido por la forma en que había sido despedido, donde además no me pagó mis indemnizaciones y demás prestaciones laborales que me correspondían", se desprende del recurso legal inicial presentado por el artista en contra de las productoras lideradas por la cónyugue de Leo Rey.

Lo anterior sirvió de fundamento al músico para alegar que había sido despedido de forma injustificada. En cuanto a la evidencia de que mantuvo un vínculo laboral efectivo con las empresas de Leo Rey y Lorca Cazares, se esgrime que "en el transcurso de la relación laboral, de forma reiterada, solicitaba se me escriturara mi contrato de trabajo, lo cual hacía junto a mis demás compañeros, pero sólo recibía respuestas evasivas", no obstante, y a fin de solapar el vínculo, se le habría ordenado emitir periódicamente boletas de honorarios.

De estos mismos documentos Víctor Oyarzún se valió para argumentar que, a pesar de la precarización en el vínculo laboral, cumplió de manera ininterrumpida el trabajo solicitado con una relación de dependencia directa y subordinación a Cazares y Leiva.

Con todo, cabe precisar, si bien inicialmente el tribunal ordenó el pago de $10.171.492, actualmente, según consta en los archivos del Poder Judicial la suma alcanza casi $11 millones.

Captura del Poder Judicial.

Otro de los detalles que llaman la atención del procedimiento legal en cuestión es la incomparecencia de Leo Rey y Cazares a diversas instancias legales, acreditándose que la pareja del cantante no se presentó a la audiencia preparatoria ni a la audiencia del juicio. "En la audiencia de juicio que se desarrolló por videoconferencia, a través de la plataforma Zoom debido a la pandemia del Covid-19, se deja constancia que las partes demandadas no comparecen a la audiencia, realizándola en rebeldía de ellas", se establece en un documento.

Las reiteradas ausencias en instancias clave, según aseguraron fuentes cercanas al caso este Portal, daría cuenta de las nulas intenciones de la pareja para cumplir con lo ordenado por el tribunal.

También te puede interesar

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Acepto Ver más