??La Huincha? en caída libre?

por
La Huincha
Compartir via:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Por Rosario Girardi

La pobreza no es un concepto relativo sólo a la economía. En TV también hay claros ejemplos de escasez, pero no de recursos? sino de contenidos. Un claro ejemplo es ??La Huincha?, un estelar de humor que prometía encender la alicaída programación veraniega con un esquema lúdico y entretenido, pero que -a juzgar por lo visto- sólo se quedó en las intenciones.

Para nadie en un secreto que TVN navega en aguas turbulentas. Mientras se discute el rol de la televisión pública, la estación naufraga con importantes déficits económicos y una parrilla que no cautiva a las audiencias.

La gran apuesta del mandato de Jaime de Aguirre, exdirector ejecutivo del canal, fue ??Rojo?. Y, ciertamente, no fue un gran descubrimiento. Sólo se limitó a sacar del sarcófago el programa emblema de la época de oro del canal y ponerlo en pantalla.

La jugada aún no convence. Y mientras se trata de afirmar, el canal le entrega al productor ejecutivo de ??Rojo?, Gonzalo Cordero, otra tarea de titanes: ??La Huincha?. Con el pergamino de haber comandado ??Coliseo Romano? en Mega, el hombre era el indicado. Con un exiguo presupuesto se dio a la tarea de buscar un jurado experimentado y transversal. Y aquí viene quizás el primer gran error: la selección de los jueces.

Alvarito Salas. El cómico pasa por uno de los peores momentos de su vida pública. Es lejos el personaje más trolleado en redes sociales de los últimos años. Un hombre que ha hecho todo lo posible por manchar su imagen y salir golpeado de la agenda mediática. Entonces, ¿para qué sentarlo ahí? ¿Para qué exponerlo? ¿Qué objetivo tiene provocar a los espectadores con un hombre aborrecido? Nadie entiende, pero ahí está.

La Huincha
TVN

Sentado junto al ex Pujillay, figura Eduardo Ravani. Lejos un monstruo de las comunicaciones. Actor, guionista, libretista, director de TV, académico, creativo, etc. Sin embargo, tiene un grave defecto: hay por lo menos una generación dueña del control remoto que no sabe quién es. Solo ven a un abuelo algo subido de peso que emite juicios lapidarios.

Y el tridente lo cierra ella: Francisca Merino. ¿Sabe algo de humor Panchita? ¿Tiene algún conocimiento de arte escénico? Podría seguir con las interrogantes, pero no me quiero ensañar con ella. Es que me cae bien. Es la típica chica deslenguada que no conoce el filtro y que no sabe por qué la invitaron a la fiesta, pero está. Como diría ella misma: ¡pabreeeeee!

La animación es otro punto negro en este telón oscuro. Karen Doggenweiler tiene cancha. Y hasta le sobra pasto para el rekortán, pero en ese plató se ve incómoda, fuera de sí? De hecho los tacos (insiste en una kilométricas plataformas) le impiden moverse con facilidad. Su simpatía y oficio tapa los ripios de un esquema viciado, carente de ritmo donde los participantes comienzan a hablar mientras una huincha mecánica avanza.

Cada participante cuenta con 2 minutos para desarrollar su show. ¿Alguien puede introducir un stand up en 120 segundos? El género requiere contexto y eso es precisamente lo que no se puede lograr en ese escaso tiempo.

Captura TVN

En el back aparece con pequeñas intervenciones Rodrigo Salinas? Un crack en su peor papel en años. Disminuido en su expresión máxima, sin libreto, intenta jugar un rol humorístico sin suerte. Disfrazado de guardia de seguridad intenta arrancar carcajadas, pero lastimosamente lo logra. Y ojo, no es por falta de talento. El barbudo comediante es un lujo para el medio nacional, pero aquí ??como muchas otras cosas- no cuaja.

??La Huincha? es un experimento al aire. Una herramienta más para que Santiago Pavlovic confirme su tesis y exija que le bajen los sueldos a los ejecutivos de TVN. Es que a juzgar por las decisiones en materia de programación, los cerebros del canal estatal deberían quedar debiendo plata a fin de mes. Y lo que es peor, sus ensayos y errores son con el dinero de todos los chilenos.

Compartir via:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
0 comentario
0

También te puede interesar